Sobre el trabajo creativo

Antes de comenzar con el relato que les vengo a presentar hoy primero me gustaría ilustrarlos con el siguiente video, es corto, apenas 1min. Luego de esto podrán entender muy bien mis palabras 🙂

Creo que el video en si fue bastante claro en su intención de mostrar que para ejecutar bien una tarea es necesario tiempo y recursos.

Mi intención con este post no es redactar una queja y hacer quedar mal a los contratantes. Es la de tratar de sensibilizarlos y tratar de que comprendan que el trabajo creativo no es como pegar bloques para levantar una pared, una tarea que sin importar que albañil ocupes el resultado final será el mismo.

El proceso de diseño es algo muy subjetivo, siempre buscamos de hacer nuestro mejor trabajo y eso lleva tiempo, tiempo que a pesar de no saber cuándo llegará el momento de genialidad aún así lo calculamos, proyectamos y presupuestamos en base al requerimiento.

Los creativos somos contratados por la calidad visual y funcional de nuestros trabajos, y si nos vemos forzados a realizar nuestro trabajo sin tiempo o sin recursos el resultado final no será el esperado.

A veces también sucede que nos contratan por nuestro portafolio pero al mismo el cliente que sin conocimiento previo en diseño/usabilidad/programación asume el rol de director creativo de dicho proyecto entorpeciendo nuestra labor, en lo personal he abandonado proyectos por esta misma razón, porque si no voy a lograr mi misión y además perder la rentabilidad de un proyecto prefiero no ser parte de él.

Una experiencia que es reflejo de lo que hablo es cuando trabaje para Seguros Horizonte (Venezuela), en un momento dado me fue encomendada la tarea de rediseñar por completo el sitio web, y fue allí cuando empezó mi calvario porque de un momento a otro tuve a 5 gerentes distintos diciéndome como tenía que quedar el sitio y cada uno de ellos con la convicción de que eso era lo que necesitaba el sitio para verse bien. Por fortuna y después de muchas horas de argumentos invertidas logré hacerlos entender que que a eso me dedicaba y sabía lo que era mejor para el proyecto. Hoy en día a día años de abandonar la empresa ese equilibrio que mucho me costó conseguir se rompió hasta el punto de que casi prefiero no referenciar ese sitio como trabajo mío porque su apariencia actual es por no decir menos, de mal gusto.

Queridos clientes, confíen en nosotros, solo queremos el mejor producto para ustedes porque eso será la tarjeta de presentación para nuestro próximo proyecto 🙂

Etiquetas:


Carlos Rojas

Diseñador Gráfico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: